jueves, 15 de septiembre de 2016

SALSA DE TOMATE (A MI MANERA)

En mi página de facebook, https://www.facebook.com/alyscakes2/  publiqué una foto de los primeros botes de salsa de tomate que había hecho, como tuvo mucho éxito y me preguntaron varias personas como la hacía, pues aquí la meto en el blog por si alguien le interesa.
Yo no la hago como los demás, normalmente se escaldan unos minutos, se pelan, se retiran semillas, a mi me parece que unos tomates de casa no puedes hacer eso, cuando los tomamos en ensalada se toma todo, la piel las semillas, yo en salsa de tomate hago lo mismo, en casa nadie protesta y todo el mundo la toma sin problema, así que os cuento mi versión y luego decidís.



Ingredientes:
  • 500 gr de tomates bien maduros (cualquier tipo de tomate que mi padre plante en su finca)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Orégano
  • 1 cebolla grande
  • 2 ajos
  • Aceite de oliva  suave

Preparación:

Lavamos muy bien los tomates y partimos en trozos pequeños.
Los dejamos sobre una escurridera para que quiten el exceso de agua.

Pelamos y lavamos la cebolla y ajo.
En una picadora trituramos y ponemos al fuego en una olla con un buen chorro de aceite.
Añadimos los tomates, el orégano a gusto y el azúcar, una vez empiece a hervir bajamos el fuego y dejamos cocer una media hora, hasta que todo esté muy blandito.
Lo que hago a continuación es triturar, así en caliente con una batidora de brazo, hasta que quede fino, podéis pásarlo por el chino si no os convence, como he dicho yo lo aprovecho todo.
Lo envasamos al vacío metiendo en botes bien esterilizados (lavados en lavavajillas con agua muy caliente, o incluso hervirlos unos minutos) luego los llenamos muy bien llenitos para que no cojan aire, cerramos la tapa, y metemos el bote a hervir en una olla unos 15 minutos, pasado este tiempo, apagamos el fuego y dejamos enfriar SIN SACAR LOS BOTES!! porque podrían romperse.
Una vez fría el agua, sacamos los botes, marcamos con nombre y listos para consumir cuando guste.
También puedes congelar los botes, pero tienes que dejar un espacio de llenado para que al congelar no te rompa el bote. Cuando lo saques lo dejas descongelar en la nevera y lo puedes utilizar a gusto.

Y hasta aquí mi experiencia (desde hace unos años) con la salsa de tomate, espero que os guste.

A disfrutar!!




1 comentario: