martes, 14 de marzo de 2017

QUICHE DE ROMANESCO

No había probado el romanesco hasta ahora, una mezcla de coliflor y brécol (brocoli), de lo maaas bonito, y además muy rico, con un toque mas dulce que el brécol, que en el quiche, ha quedado perfecto.
He usado unas ramitas para el quiche, con el resto he hecho una crema que hemos tomado de primero, riquísima también, a mi peque le ha encantado.
Las verduras que he usado en el quiche es totalmente opcional, osea que si no te gusta el calabacín puedes ponerle, calabaza, o boniato, si no tienes berenjena, pues unas judías, las verduras que tengas por la nevera...



Dependiendo del molde que utilices, necesitarás mas o menos hojaldre, yo he usado una lamina y cuarta parte de otra, el resto lo he congelado en una bolsa bien cerrada.
El molde utilizado es de 26 cm, y es desmontable.



Ingredientes:

  • 1 o 2 láminas de hojaldre
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 Berenjena
  • Ramitas de romanesco
  • 150 gr de queso en trocitos o rallado
  • 3 huevos
  • 200 ml de nata de cocinar
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Mantequilla para el molde.


Preparación:

En una sartén, con un chorrito de aceite, sofreímos la cebolla picada con el pimiento, el calabacín, y la berenjena, que previamente habremos dejado con sal para sacarle el ácido cinco minutos antes.
Una vez al dente, sacamos para un escurridor y dejamos enfriar.



Esta parte yo ya la tengo fácil, puesto que ya tengo tupper de pisto en el congelador preparados, el verano pasado con la recogida de la huerta, fui preparando sofritos y congelando con aceite.
 Ahora solo es escurrir, y añadir al quiche.
Lavamos muy bien el romanesco, y lo ponemos a en trozos a cocer en abundante agua con una pizca de sal. Una vez rompa a hervir dejamos cocer unos 5 minutos, aún al dente.
Retiramos unas ramitas para el quiche, los ponemos en un escurridor, para que enfríe.
El resto del romanesco lo dejamos cocer para luego acompañar con otra comida, puedes añadirle una vez cocido, un chorrito de aceite de oliva virgen extra, y comerlo así tal cual, o si lo prefieres puedes, dejarlo cocer, escurrir, y echarle encima un poco de aceite en el que hayamos hecho un sofrito con beicon, o si lo prefieres una ajada, yo he optado por la crema, añadiendo una patata pelada y troceada  una vez saco las ramitas para el quiche.



Listo el romanesco, ahora untamos nuestro molde con mantequilla, cubrimos con las láminas de hojaldre, recuerda que si tienes que hacer recortes, tienes que sellar bien para que no se marche el líquido.
En un bol, mezclamos los huevos con la nata, salpimentamos y batimos.
Añadimos los trozos de queso.
Encima del hojaldre echamos el sofrito, luego añadimos la mezcla de huevos y queso, y por último las ramitas de romanesco.
Metemos en el horno previamente precalentado a 200º, dejamos hornear hasta que el hojaldre esté doradito, unos 40 minutos aproximadamente, como siempre dependerá de cada horno.
Sacamos, dejamos templar y disfrutamos.
A nosotros nos gusta tanto frío como caliente.



Para la crema, una vez esté la patata blandita y echa casi puré, retiramos del fuego, añadimos unos quesitos, yo le he puesto 4 light, o nata para cocinar si lo prefieres.
Con una batidora de brazo picamos todo hasta que esté crema fina.
Servimos enseguida.
Disfrutamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada